Trump arremete contra China y la economía tiembla - Revista Contamos

Trump arremete contra China y la economía tiembla

Durante los últimos días, Estados Unidos viene ocupando los primeros puestos de las listas en las que ningún país quisiera estar. Número uno en cantidad de contagios y muertes a causa del Coronavirus, demostrando que la gestión de su presidente Donald Trump frente a su contención no ha sido ejemplar.

Y en la carrera por buscar culpables antes que soluciones, Trump y su gabinete señalaron a China como el responsable de la pandemia. Al aducir que la misma fue creada de manera artificial en uno de los laboratorios de Wuhan, a pesar de que el servicio de inteligencia norteamericano desestimara una acción deliberada del hombre.

Por ello, Trump afirmó en declaraciones recientes “no estar contento” con el país asiático, y las reacciones del mercado mundial no se hicieron esperar, pues sus principales indicadores mostraron una caída casi generalizada

  • Una caída del 4% para París
  • Un 3,25% para Fráncfort
  • Un 0,17% para Londres
  • Un 2,66% de caída para los indicadores de Madrid
  • Y casi un 3% para Milán

Esta situación no fue ajena para la Bolsa de Nueva York, pues sus principales indicadores mostraron caídas entre el 2,6% y el 3,2% al cierre.

TE PUEDE INTERESAR: LA INFLACIÓN DE COLOMBIA PODRÍA VERSE AFECTADA POR CHINA Y ESTADOS UNIDOS

Dicho panorama evidencia el retroceso de la economía mundial, pues normalmente las declaraciones poco amistosas de la Casa Blanca se suelen traducir en el aumento de los aranceles y restricciones comerciales que terminan por perjudicar a los inversionistas.

China, el enemigo eterno

Si bien los mercados respiraron un aire de optimismo durante el pasado abril al experimentar una tendencia de crecimiento, recordemos que durante el 2019 Washington y Pekín se enfrentaron en una guerra económica que golpeó duramente las bolsas internacionales.

TE PUEDE INTERESAR: CHINA IMPONE SANCIONES DE 3.579 MILLONES DE DÓLARES A EEUU

Por su parte, el país asiático respondía con aranceles del 10% a las importaciones norteamericanas. Mientras el gobierno de Trump creaba nuevos impuestos a los productos provenientes de China.

A este cruce de aranceles se sumaron las declaraciones del presidente norteamericano, en las que ordenaba a las empresas estadounidenses mudar sus centros de producción en China hacia los Estados Unidos.

Sin embargo, ambos países vivieron una tregua parcial durante el mes de diciembre de 2019, lo que permitió la estabilidad necesaria a los inversionistas internacionales y expandir sus proyectos durante el primer trimestre del 2020.