Retiro de inventario para consumo propio - Revista Contamos
inventario

Retiro de inventario para consumo propio

En el desarrollo de las actividades comerciales, es necesario disponer de un inventario con información detallada sobre los elementos que posee una empresa. Sin embargo, en algunas ocasiones sucede que la misma entidad retira parte de su inventario para su consumo.

El artículo 421 del Estatuto Tributario hace mención a lo anteriormente descrito; estipula que los retiros de inventarios para consumo propio o para que hagan parte de los activos fijos del contribuyente, deben causar el IVA. Contrario a ello, si el inventario se retira para que haga parte de otro activo, debe trasladarse su costo a dicho activo.

De igual forma, la norma indica que la base gravable del IVA se genera sobre el valor comercial del producto; es decir, sobre el valor por el que el contribuyente vende ese mismo producto para la fecha en que se causa el retiro del inventario.

CASOS EN LOS QUE SE PUEDE HACER RETIRO DE INVENTARIO

  • Consumo propio: esta práctica es usual en las empresas de alimentos, las cuales retiran parte de su comida para servirla a los empleados.
  • Estrategia de marca: aquí se entregan productos de la marca como muestras gratis a los clientes.
  • Activo fijo de la empresa: en este caso, el bien se coloca a disposición de la misma empresa. Por ejemplo, si se venden televisores, uno de ellos se dispone en la recepción.
  • Regalo a empleados: las empresas puedan brindar sus productos como obsequio a los empleados de la misma.
  • Destrucción: en algunas ocasiones los productos ya no son aptos para la comercialización y se procede a eliminar el mismo.
  • Mejoras en propiedad ajena: este es el caso de bienes arrendados. La norma establece que estas mejoras son considerados activos.

TE PUEDE INTERESAR: ESTRATEGIAS DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA PARA NAVIDAD

En el último caso, se resalta que, si el valor de la mejora tiene un valor inmaterial, se recomienda contabilizarla como un gasto en el estado de resultados; evitando tratamientos innecesarios. Estas deberán depreciarse tanto contable como fiscalmente.