Espacios de trabajo, renovados y con bioseguridad - Revista Contamos
bioseguridad

Espacios de trabajo, renovados y con bioseguridad

Ante la flexibilización de las restricciones, cada vez son más las empresas que reactivan sus espacios de trabajo, adaptados a la nueva normalidad. Y aunque el teletrabajo nos abrió las puertas a un nuevo mundo laboral, es un hecho que el contacto humano no se puede reemplazar. Así, muchas empresas han tenido que renovar sus espacios, adaptándose a las normas de bioseguridad.

Muchos expertos afirman que los espacios de trabajo no se van a acabar. Al contrario, lo que va a suceder es una redefinición de los mismos. Así, ya no será necesario asistir a ejecutar las funciones del diario en las oficinas, sino que serán el escenario de reuniones claves para compartir información relevante. Por lo tanto, la asistencia del personal irá rotando, manteniendo bajos niveles de aforo para preservar la bioseguridad.

TE PUEDE INTERESAR: ¿PUEDEN LAS EMPRESAS EXIGIR VACUNA CONTRA EL COVID-19 A SUS EMPLEADOS?

En complemento, el uso del espacio de trabajo estará acompañado de su transformación, en términos de disposición y adecuación. En esto hace referencia las zonas de desinfección, puntos de agua para el lavado de manos constante, mejoras en la ventilación y preservación del distanciamiento mínimo.

Esta renovación está generando un impacto en los nuevos proyectos de arquitectura orientados a los espacios de trabajo, obligados desde un inicio a pensar en bioseguridad. Por lo tanto, se manejan algunos aspectos claves, como lo son:

  • Ajustes en protocolos de arquitectura.
  • Nuevos modelos de trabajo.
  • Énfasis en el aprovechamiento del espacio para propiciar las normas de bioseguridad.

Dentro de este contexto, una buena parte de los trabajadores considera inminente el regreso a la presencialidad en el trabajo. Sin embargo, para preservar la bioseguridad se debe pensar desde un punto integral. No únicamente desde el espacio físico, sino también desde el transporte, las interacciones y, por qué no, la vestimenta.