¿Son importantes las pausas activas en el trabajo? - Revista Contamos
pausas activas

¿Son importantes las pausas activas en el trabajo?

Los expertos definen las pausas activas como breves descansos durante la jornada laboral, para que de esta forma las personas recuperen la energía y así puedan continuar teniendo un desempeño eficiente en el trabajo.

Estas se ejecutan a través de diferentes técnicas y ejercicios que ayudan a reducir la fatiga laboral, trastornos osteomusculares y a prevenir el estrés. Además, fomentan la integración de los empleados.

Una pausa activa no es ir a tomar café, ni tampoco contarse “chismes” con los compañeros de oficina, sino que debe ser una serie de ejercicios que ayuden liberarse brevemente de la carga laboral. Estos son algunos de los ejercicios que SURA recomienda para poder liberar el cansancio físico y mental que trae desarrollar cualquier trabajo. Las pausas activas se deben realizar por lo menos 2 veces al día, con una duración de 5 a 10 minutos.

  • Parpadea varias veces, hasta que los párpados se vuelvan húmedos.
  • Cubre tus ojos con las manos (sin presionar) y mueve los ojos hacia la derecha, sostén la mirada por 6 segundos y vuelve al centro. Repite el ejercicio hacia la izquierda. Cada movimiento debe ser suave y lento. Repítelo 3 veces.
  • Con las dos manos, masajea los músculos posteriores del cuello y en la región superior en la espalda. Realiza este ejercicio por 15 segundos.
  • Flexiona la cabeza, intentando tocar tu pecho con el mentón. En esta posición, lleva suavemente el mentón hacia el lado derecho por 10 segundos y luego llévalo hacia el lado izquierdo.
  • Coloca las manos sobre los hombros y dibuja simultáneamente 5 círculos grandes hacia atrás de forma lenta y suave. Repite el movimiento hacia adelante.
  • Con los brazos relajados a ambos lados del cuerpo, eleva ambos hombros como intentando tocar las orejas al mismo tiempo. Sostén por 5 segundos y descansa. 
  • Empuña tus manos de manera fuerte y ábrelas estirando y separando los dedos con una leve tensión. Sostén cada movimiento por 5 segundos.
  • Coloca las manos entrelazadas detrás de la cabeza y lleva los codos hacia atrás estirándolos. Sostén por 5 segundos, relájate llevando los codos ligeramente hacia adelante.

TE PUEDE INTERESAR: LAS EMPRESAS NECESITAN PROFESIONALES MÁS ESPECIALIZADOS

Es importante aclarar que las personas realicen las pausas activas acorde a la condición física, pues un mal movimiento puede ocasionarle problemas a su salud. Incluso, aquellas con condiciones de salud deben abstenerse de realizar los ejercicios, por ejemplo, las que tienen fiebre producida por infecciones, las que tengan fracturas en proceso de curación, las hipoglicemias y las hipertensas, ya que estas últimas que no deben mover los brazos por encima de los hombros.

Si el personal de la empresa en la que trabaja no está acostumbrado a realizar estas pausas activas es importante que tome la iniciativa y le explique a sus compañeros porque deben hacerlo. En poco tiempo las personas pueden experimentar molestias en las articulaciones, dolores fuertes de cabeza y visión borrosa. A largo plazo incluso pueden tener daños irreversibles.