La transformación digital por el coronavirus - Revista Contamos
transformación

La transformación digital por el coronavirus

La transformación digital es sin duda uno de los términos más nombrados por estos días en la jerga empresarial debido a la coyuntura del covid-19. Sin embargo, existen muchas discrepancias, pues las definiciones alrededor de esto son muy heterogéneas.

Como primera definición, se podría decir que es la aplicación de capacidades digitales a procesos, productos y activos para mejorar la eficiencia y el valor para el cliente. Con esto es posible gestionar el riesgo y descubrir nuevas oportunidades de generación de ingresos.

En un mundo donde las medidas de aislamiento y el distanciamiento social son la nueva regla, las empresas se han visto obligadas a moverse a grandes velocidades para promover una transformación digital.

Todo cambia

A día de hoy, esto se configura como un reto que impone nuestro entorno envuelto en una coyuntura. No obstante, esto representa una oportunidad para replantear los procesos y sumergirse en la “nueva normalidad”, donde el ecosistema digital se ha tomado gran parte del protagonismo.

Para que un proceso de transformación sea exitoso, lo primero que se necesita es una buena disposición por parte de los empleados. Se debe comprender de la misma manera el significado de lo que esto constituye.

TE PUEDE INTERESAR: TIPS PARA TRABAJAR DESDE CASA EN CUARENTENA

El rol de las áreas de talento humano es vital. Tiene la posibilidad de brindarle a los empleados el acompañamiento y las competencias necesarias para lograr una transformación integral y armónica.

De nada vale integrar tecnologías en función de elementos como la eficiencia o la optimización de procesos corporativos, si los miembros de la compañía no son conscientes del objetivo.

El ecosistema digital en las empresas

La tecnología debe entenderse como una herramienta habilitadora de las mejoras sociales. En los últimos reportes se indica que el 63% de las empresas cuentan con una estrategia para digitalizarse.

Las mayores barreras y desafíos que enfrentan las compañías para lograr esa transformación de manera exitosa son: presupuesto (59,2%), falta de cultura (57,1%), desconocimiento (55,4%), y falta de un modelo de negocio claro (36,5%). 

Lo anterior indica que la cultura cumple un papel esencial en la incorporación de la transformación digital.

El entorno siempre va a ser dinámico. Esto implica que la flexibilidad y capacidad de adaptación son características claves a potenciar en las organizaciones para tener procesos productivos más eficientes.