La impuntualidad puede decir mucho de tu personalidad
Impuntualidad

La impuntualidad puede decir mucho de tu personalidad

La impuntualidad es un hábito al que ninguna persona está acostumbrada, esperar por varios minutos o hasta horas es algo muy incómodo para la persona que aguanta este tipo de situación de igual forma para la persona que incumple con la llegada. Llegar tarde a todo lugar o en todo momento dice mucho de quien comete la acción.

Algunas personas se inclinan por creer que esta mala conducta se da por gusto, por molestar o por mala administración de su tiempo. Pero nadie ha considerado que esto pueda ser parte de un comportamiento psicológico.

Algunos investigadores creen que llegar tarde o temprano es más una táctica psicológica que tiene su origen en alguna parte del cerebro. Además, según profesionales en el tema, denotan determinados rasgos en la personalidad que hacen creer que esto va más allá del comportamiento del ser humano.

TE PUEDE INTERESAR: NO PIERDAS TU EMPLEO POR CULPA DE UNA MALA ACTITUD

En una entrevista reciente realizada a la BBC el psicólogo social y autor británico Oliver Burkman afirmó que quienes llegan tarde son personas controladoras, “quieren estar en control de la situación, ser el centro de atención cuando llegan, lejos de ser una señal de arrogancia y despotismo, pese a que haya personas acostumbradas desde pequeñas a que se haga su voluntad, debemos ser más empáticos”, Aseguro Burkman.

Otros estudios realizados en el tema manifiestan diferentes razones por las cuales se puede dar la impuntualidad. Una de ellas es que las personas que siempre llegan tarde a un lugar, se consideran optimistas y creen que el tiempo puede rendir de la misma manera al momento de realizar una tarea o actividad.

En otras palabras la Doctora Diana DeLonzor, experta en el manejo del tiempo, hablo que existen dos tipos de personas que siempre llegan tarde. Estos son “los que apuran el plazo: aquellas a las que les gusta la adrenalina de dejarlo todo para el último momento y los llamados “productores”, optimistas que creen que pueden hacer mucho más de lo que les da el tiempo.” Delonzor asegura que hay varias cualidades en las personas que se retrasan en su llegada y son las de ser positivos, creativos pero muy poco realistas.

En el caso de las personas que son puntuales, la Doctora Delonzor define que este tipo de hábito se da por el autocontrol y por manejar la percepción del tiempo,“son más cautos y suelen imaginarse los peores escenarios por eso necesitan el tiempo suficiente para solucionar los problemas que puedan aparecer” dedujo Delonzor según investigaciones realizadas.

TE PUEDE INTERESAR: EMPLEADORES DEBEN INFORMAR LAS CAUSAS DE DESPIDO A TRABAJADORES

Al contrario de lo que asegura la Dra. Delonzor, algunos rasgos negativos de ser excesivamente puntual, “A veces, llegar muy temprano denota una preocupación excesiva y una voluntad por querer agradar a los demás” declaró Burkman. Generalmente las personas que llegan muy puntuales, viven en extremo estrés y preocupados por el tiempo.

En el área laboral, la impuntualidad puede ser un factor muy grave pues se considera que los retrasos generan pérdidas. Sin embargo, otros estudios revelan que las empresas con horarios flexibles arrojan mejores resultados en la productividad.

En conclusión y como consejo, procura ser puntual con tu hora de llegada al puesto de trabajo o a una cita que hayas programado. Puedes calcular el tiempo que necesites desde el momento de partida hasta el sitio al que te vas a dirigir. Llega con tiempo de antelación y no sobre la hora exacta, es mejor esperar que ser esperado. Además puedes emplear tu tiempo en leer un libro, una revista o simplemente revisar si te hace falta algo.