Buenas prácticas para las auditorías internas

Auditorías internas

Buenas prácticas para las auditorías internas

Las auditorías internas son los procesos contables ejercidos dentro de las empresas como un sistema de control interno. Consisten en el conjunto de medidas, políticas y procedimientos establecidos en una organización concreta. Para amparar su activo, disminuir riesgos, incrementar la eficacia de los procesos operativos, optimizar y rentabilizar el negocio.

Estas auditorías, son las indicadas para descubrir y localizar cualquier inconveniente en una organización. Asimismo, poder reparar de forma inmediata y eficaz los problemas que se presenten en los estados financieros. Pues estos son entregados a entes gubernamentales encargados de avalar el buen funcionamiento de la empresa.

Por esta razón, La Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Auditores Internos (IIA, por sus siglas en inglés) señalaron la importancia que conlleva realizar auditorías internas altamente certificadas para  garantizar las leyes que determina el gobierno en materia contable y fiscal.

TE PUEDE INTERESAR: ¿CONOCES LAS SANCIONES AL REVISOR FISCAL? TE LAS CONTAMOS AQUÍ

Con el fin de que las buenas prácticas sean reconocidas por el gobierno nacional. Se deben tener en cuenta las acciones y las gestiones al momento de entregar documentos de estados financieros. Pues deben concordar con el estado económico actual de cada compañía.

La IFAC y el IIA consultaron a profesionales expertos en el área contable para analizar los puntos y funciones claves para gestar una relación sólida entre contadores y entes gubernamentales. Los entrevistados identificaron los siguientes requisitos:

  • Cultura corporativa ética que empodere a los líderes en toda la organización para llevar a cabo procesos de buen gobierno.
  • Comunicación efectiva y colaboración entre el equipo auditor, organización y equipo de gobierno encargado.
  • Competencias necesarias para realizar las auditorías internas de manera transparente y eficaz para ganar el apoyo y el respeto de las partes interesadas.

Cabe recordar que las auditorías internas deben hacerse con base a un plan previamente redactado, diseñado por el equipo contable y la junta directiva de la organización. Así se podrá verificar y evaluar la información contable y la realidad económica de la empresa para que, finalmente, sea entregada al gobierno corporativo y se puedan iniciar las actualizaciones financieras correspondientes.