ahorrar

Ahorrar cada mes según la teoría de las finanzas personales

Los colombianos tenemos la creencia de que para ahorrar se necesita ganar mucho dinero; para evitar esta falsa creencia, los expertos financieros han elaborado recomendaciones y tips.

Lo primero que hay que entender es que el ahorro no tiene nada que ver con el dinero que se gane, depende de la forma como se controlan los gastos. Hay casos de personas que ganan más de 10 millones de pesos al mes y no alcanza para cubrir sus deudas ni sus necesidades básicas. Por otra lado, hay personas que incluso ganando un salario bajo, pueden ahorrar para tener un mejor futuro y una mayor calidad de vida.

TE PUEDE INTERESAR: INFLACIÓN Y FINANZAS ¿CÓMO AFECTAN TU BOLSILLO?

Se calcula que una persona debe destinar el 20% de su salario en ahorros o inversiones, el 50% para los gastos más básicos y el 30% para sus gastos personales. Esto se denomina la regla 50/20/30 que aunque no es tan compleja económicamente hablando, si ha tenido aceptación entre los expertos financieros.

Recomendaciones

La principal recomendación a la hora de ejecutar esta regla, es que el 30% del salario se debe ahorrar en una fiducia o guardar en una cuenta de ahorro. Además este 30% se debe destinar inmediatamente sea consignado el salario, ya que de esta forma, se tendrá control sobre los gastos del mes y se evitará gastarlo en cosas innecesarias.

Básicamente la idea es que si una persona gana $2’000.000 de pesos considere ahorrar $600.000. Esta persona debe tener un vehículo financiero que le debite automáticamente este dinero de la cuenta; por lo tanto esta persona debe mentalizarse a que sus gastos mensuales ya no serán de $2’000.000 sino de $1’400.000.

El 50% del salario se debe destinar a gastos básicos, lo que incluye arriendo, alimentación y servicios. El último 30% va destinado a las actividades de ocio que desarrolla una persona durante el mes, el ahorro jamás debe suponer una disminución en la calidad de vida de las personas, debe verse más como un control de los gastos mensuales.

La idea de este método es que se vuelva un hábito, las personas que lo han usado incluso han afirmado que parte del dinero que les sobra del 80% destinado a gastos básicos y actividades de ocio, lo han utilizado para aumentar el ahorro. Esto en poco tiempo permite que una persona pueda destinar su ahorro para la cuota inicial de una vivienda o para sus estudios de postgrado.