Felicidad en el trabajo: ¿de quién es la responsabilidad de mantener felices a los empleados?

Felicidad

Felicidad en el trabajo: ¿de quién es la responsabilidad de mantener felices a los empleados?

Ser felices es algo que los seres humanos intentan aplicar siempre, ya sea en un trabajo, en una relación sentimental, con su familia o amigos. La felicidad puede ser adquirida de muchas maneras, sin embargo, no todas las personas se sienten satisfechas con sus logros y siempre esperan más. 

 

Perseverar y trabajar por los sueños o metas no está mal, todo lo contrario, desde muy pequeños han condicionado a las personas a que busquen la verdad felicidad y a hacer actividades que los hagan sentir bien consigo mismo. En el área laboral sucede exactamente lo mismo pues los empleados viven en búsqueda de un trabajo que les brinde estabilidad, un buen clima organizacional y sobre todo sentirse bien.

 

Por otro lado, están los trabajadores que piensan que lo que hacen no llena completamente sus expectativas y relacionan su poca motivación con el trato de que reciben por parte sus jefes. Sin embargo, hay empleadores que desarrollan estrategias organizacionales con el fin de incentivar a sus empleados y que estos se sientan felices en sus trabajos. 

 

Te puede interesar: Conformación y participación de trabajadores en sindicatos laborales

 

A pesar de que en algunas empresas se motive y se recompense a los trabajadores, no todos se sienten del todo felices, es cuando los jefes se preguntan ¿de qué depende su felicidad? Los psicólogos laborales y parte del equipo de Talento Humano han estudiado los comportamientos del ser humano. 

 

Uno de los estudios más populares que determinan cómo las personas responden a los estímulos dados por los empleadores y qué comportamientos influyen en la felicidad de los trabajadores, es el de la conferencista, escritora y consultora de la felicidad, Pilar Ibáñez. En su más reciente libro “Los fantasmas de la felicidad” explica a qué se debe la infelicidad de los trabajadores y cómo ayudar a que estos sean más anímicos en sus empleos. 

 

De acuerdo con la publicación, una de las principales causas por las que un empleado no es feliz es por el miedo que le generan algunas situaciones como el llamado a la oficina de Recursos Humanos. Algunos trabajadores en su afán de vivir el día a día olvidan que los empleadores piensan en su bienestar y creen que cuando una persona es solicitada en este departamento es porque va a ser despedido. 

 

A esto hay que sumarle que muchos empleados no son capaces de demostrar sus sentimientos y ven a sus jefes como un ser superior al que simplemente deben rendir cuentas. Lo que no saben es que la comunicación asertiva es el factor más importante dentro de una compañía. Si un empleado sabe expresar sus emociones es normal que su empleador lo entienda y entre los dos logren encontrar solución a sus problemas. 

 

Dentro de los otros factores que lleva a los empleados a no sentir felicidad es por la envidia. Existen personas que no pueden contener su enojo al saber que un compañero o compañera fue ascendida o aumentaron su sueldo. Para eliminar este sentimiento es necesario que el empleado entienda que no todos pueden tener los mismos roles o responsabilidades y que luego será recompensado de igual o mejor forma. 

 

Empezar a agradecer por lo que se tiene es fundamental, solo así el empleado sabrá que su cargo es muy significativo para la empresa y que probablemente sin su colaboración no serían posibles muchas cosas. La responsabilidad de los empleadores es mantener activa la comunicación, implementar actividades que permitan que el trabajador se distraiga y permanecer abierto a las ideas de los demás empleados.