Arriba
Contáctanos

Lo bueno y lo feo: Esto es lo que necesitas para emprender

4 septiembre, 2019

Emprender

Hay quienes aseguran que emprender no es para todos. A veces no se trata de tener solo la idea de negocio, sino de llevarla a grandes dimensiones a tal punto de que el negocio se convierta en un éxito.

 

Emprender puede resultar hasta más duro que ser empleado. Los emprendedores deben saber que tomar las riendas de su negocio requiere de riesgos, autodisciplina y mucho esfuerzo.

 

Un emprendedor aprende, observa y averigua dónde tiene una ventaja competitiva y la explota. No funcionará siempre, o no lo hará de la misma manera, pero con disciplina el emprendedor tendrá más posibilidades de triunfar.

 

Te puede interesar: Cuatro consejos clave que te permitirán alcanzar el éxito en el emprendimiento

 

Quienes desean emprender se guían por casos de éxito. Sin embargo, hay algunos que quieren que les digan a qué se enfrentan en este camino. Pilar Ibáñez, Directora de CIPID y Subir Energía Vital, escritora, coach Eneagrama y NeuroLiderazgo, señala que “si antes de tomar un camino las personas preguntarán a aquellas que ya lo han transitado cómo fue la experiencia, tal vez el recorrido sería mucho más ameno.”

 

Pilar Ibáñez Lidera procesos de autoconocimiento y transformación al interior de las empresas, desde una perspectiva del juego y creatividad, utilizando la neurociencia, la tecnología y felicidad organizacional. Su experiencia la ha llevado a descubrir “lo rico y lo feo de emprender”

 

En su análisis realizado en el Diario La República, Pilar indica cuáles son las ventajas y desventajas de emprender. En este escrito, la coach explica al emprendedor las maneras existentes de crear empresa y salir de su zona de confort y cumplir sueños.

 

Por ejemplo, es importante conocer los tipos de empresa, cuál estás creando y cómo funciona la regulación tributaria. Según Ibáñez, “la mayoría de los emprendimientos no pasan de los tres años de constitución porque los impuestos se los comen en los primer y segundo años, así que antes de que tengas problemas en este sentido es mejor, así te dé pereza, ir hasta las instituciones Cámara de Comercio y Dian.”

 

A su vez, el hecho de emprender no es justamente un desligue de obligaciones, todo lo contrario. El esfuerzo es mayor, pues aquí no trabajas para nadie, trabajas para ti mismo y la estabilidad económica puede verse vulnerada en caso de que no trabajes con disciplina. Hay que tener en cuenta que en los primeros meses o tal vez años, la inversión no genera ganancia por ello se requiere un nivel de paciencia muy alto para entender que si no trabajas fuerte no verás los frutos.

 

Pero no todo es malo, emprender requiere de una capacidad innata para los negocios pero también se adquieren nuevos conocimientos y habilidades desde la práctica. Debes ser líder, administrador, organizar ingresos, delegar funciones y analizar estrategias. Si eres de las personas a las que le gusta aprender, probablemente te conviertas en un aprendiz eterno que no para.

 

Pilas Ibáñez afirma que “serás más planeador y analítico, descubrirás habilidades que antes no desarrollabas mucho por estar en “piloto automático”, aquí sí se resuelven las preguntas ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? y ¿Con quién lo voy a hacer?”

 

Aunque debes trabajar duro, serás dueño de tu propio tiempo y vas a adquirir gran capacidad de transformación y cambio, lo que trae libertad, autonomía, y crecimiento personal.

 

 

 

 

Compártelo:
FORGOT PASSWORD ?
Lost your password? Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.
We do not share your personal details with anyone.