El futuro de los contadores públicos

El futuro de los contadores públicos

La profesión contable tiene diversas formas tradicionales para desempeñarse y así ha sido desde tiempos inmemorables. Sin embargo, es necesario que los contadores del presente orienten sus labores hacia el futuro, implementando nuevos hábitos y tecnologías.

La contabilidad surgió cuando la memoria no era suficiente para guardar la información financiera necesaria. Hay registros de que en Sumeria y en el Antiguo Egipto (ca. 30000 a.C.) se llevaban registros y operaciones financieras en tablillas de barro.

La contabilidad rupestre en el futuro

Expertos concuerdan con que a pesar de que haya brillantes contadores, buenos financieros y personas capaces de ocupar puestos relevantes, deben actualizarse. Renegar esta realidad significaría desaparecer del medio laboral.

Los contadores públicos deben dominar una serie de conocimientos para ser competitivos frente a los estándares internacionales que se presentan a día de hoy.

TE PUEDE INTERESAR: ESTAS SON LAS CARRERAS DEL FUTURO

Actualmente, en el mercado hay una gran variedad de softwares dedicados al oficio del contador. Con la finalidad de impulsar las pequeñas, medianas y grandes empresas, los desarrolladores lanzan estos programas a todo el público.

Adicionalmente, los contadores con una buena proyección al futuro, deben estar preparados para ser asesores en la tributación, gestión, control, gerencia y conocimiento contable de las compañías.

Otros escenarios del contador del mañana

Los contadores tendrán de igual forma varios espacios para desenvolverse dentro de las empresas, por ejemplo:

  • Las grandes empresas necesitan profesionales con maestrías y doctorados para llevar a cabo la contabilidad.
  • Las medianas empresas poseen una menor cantidad de recursos, por tanto, necesitan contadores con especializaciones o maestrías para llevar a cabo funciones financieras y administrativas.
  • Las pequeñas empresas no cuentan con una participación mayoritaria de personas debidamente calificadas para sus respectivas tareas. Esto debido a sus presupuestos más bajos, contratando así personas con poca experiencia.

Los expertos finalmente añaden que las funciones del contador las van a realizar máquinas. No obstante, son ellos mismos los que deben orientar o aconsejar desde el área financiera de las empresas.