Teletrabajo: una herramienta útil en tiempos de Coronavirus

Ante la crisis generada por la propagación del Coronavirus, un gran número de empresas apostó por el teletrabajo como forma de garantizar la continuidad de sus servicios y ofrecerles a sus empleados una alternativa que les permite contar con su estabilidad laboral.

Sin embargo, tanto empleadores como trabajadores tuvieron que adaptarse a las condiciones que les impuso el teletrabajo en muy poco tiempo, lo que para muchos significó superar las barreras del convencionalismo y volverse productivos desde la casa, el lugar que hasta los momentos significó descanso.

Por lo tanto, el éxito del teletrabajo recaerá en los mecanismos de control y supervisión a la distancia que implementen los empleadores, y en la autonomía y organización con la que se desempeñen los trabajadores. 

Para lograrlo, es importante que tanto jefes como empleados propongan y compartan medidas para sacarle el máximo provecho al teletrabajo y que no permitan que estar en casa les comprometa su productividad. 

Es así que te presentamos algunos consejos que de seguro mejorarán tu rendimiento y te dejarán aprovechar mejor tu tiempo:

1. No cambies tu rutina: Ir a la oficina significaba despertarse temprano, tomar una ducha, usar cierto tipo de ropa, desayunar y salir. Al contrario, nuestra disposición para trabajar no será la misma si nos paramos de la cama y nos vamos directo al computador, en piyama y sin tomar un café. 

Te puede interesar: Coronavirus: Reto o Impulso para las Startups Colombianas

Por ello te recomendamos que no cambies esta rutina. Claro, no tienes que usar corbata ni zapatos de vestir, pero incluso una pequeña caminata antes de trabajar ayudará a enfocarte en las tareas que debes hacer.

2. Identifica un espacio de trabajo: La casa es un espacio que representa comodidad pero que tiene muchos factores de distracción, los grandes enemigos de la productividad. La televisión, la música a alto volumen e incluso los demás integrantes de la familia pueden afectar seriamente nuestro rendimiento durante el teletrabajo.

Por lo tanto es importante que escojas un espacio de tu casa que mantenga aisladas todas las fuentes de distracción. Un estudio, un espacio en la sala o una habitación silenciosa pueden proveerte la calma y concentración que necesitas para cumplir con tus tareas. 

¡Ojo! La cama no es una opción.

3. Promueve la comunicación: El hecho de trabajar a la distancia no significa que debamos aislarnos de nuestros colegas de trabajo. Por el contrario, son muchas las herramientas con las que contamos para comunicarnos y para facilitar el teletrabajo.

Por lo tanto, es importante proponer reuniones grupales donde jefes y empleados compartan información importante para el buen desempeño de las labores. Una reunión en la mañana para identificar las tareas a ejecutar, otra cerca del mediodía para responder a inquietudes y verificar los avances y una al final del día para cerrar la jornada pueden ser de gran ayuda para mejorar la productividad y crear un clima laboral adecuado en la distancia.

4 . Define y respeta los horarios: Los horarios de oficina son muy claros y todos los respetan. Y el teletrabajo no significa que esto tenga que cambiar. Además, tener una franja de horarios clara contribuye al cumplimiento de metas.

Te puede interesar: Teletrabajo: ¿Cómo queda la jornada laboral?

Es por esto que debes establecer los horarios que se adapten a las tareas de la empresa. Inicia la jornada a inicios del día, toma tu tiempo para el almuerzo a medio día, y termina labores antes de la hora de la cena. No olvides de hacer pequeñas pausas a la mitad de la mañana y de la tarde, haz estiramientos, despeja la mente y come alguna merienda. Todo esto contribuirá no solo a tu bienestar sino a tu productividad.

5. Alimenta la creatividad: El distanciamiento ha limitado el hecho de compartir con los demás, y aunque ir a la oficina significaba desempeñarnos en lo profesional, también involucraba un buen componente de nuestra vida social. 

Por lo tanto, puedes plantear reuniones virtuales con tus colegas y hacer dinámicas que nada tengan que ver con el trabajo. No tendrán que ser todos los días ni en horarios laborales, pero puedes proponer actividades como juegos en línea hasta fiestas virtuales. La creatividad depende de ti.