Laboral

Prácticas laborales están mal vistas, según expertos

Foto: Pixabay.

Las prácticas universitarias son un requisito que la mayoría de universidades exige para obtener el título de pregrado. En ellas se espera que el estudiante entienda y conozca como es trabajar en un medio real y para que tenga posibilidades de equivocarse sin mayores consecuencias, además se espera que si trabaja bien pueda vincularse directamente con la empresa, o pueda ser recomendado en alguna otra compañía. Visto de esta forma las prácticas son algo muy bueno, sin embargo existen gran cantidad de problemas que han expresado los estudiantes universitarios.

El primer problema y el que más molesta a los universitarios es que muchas prácticas no son pagas, en la mayoría tan solo dan el subsidio de alimentación y de transporte. Además el estudiante debe estar matriculado en la universidad durante ese último semestre, por lo que en otras palabras, debe pagarle a la universidad para poder acceder ese semestre a un trabajo el cual no le es rentable. Las empresas se excusan con que el estudiante aprenderá mucho en la empresa y que por eso no le pagarán.

Por otra parte los universitarios indican que si bien realizaron su labor como era, nunca aprendieron nada nuevo, ya que no hubo un acompañante permanente como la ley lo establece. Por lo tanto básicamente cumplieron un trabajo como cualquier otro, en donde si bien aplicaron sus conocimientos, no recibieron retroalimentaciones, ni aprendieron sobre el medio en que se mueve la empresa.

Muchas organizaciones prometen a los practicantes que si trabajan bien se pueden quedarse en la empresa, aunque algunas lo cumplen, otras desafortunadamente lo hacen solamente para darle “falsas ilusiones” al estudiante y que acepte el trabajo sin pago. Estas empresas lo que hacen es tener practicantes en constante rotación y así evitar tener empleados de planta, lo que afecta seriamente el mercado laboral, ya que aumenta considerablemente la tasa de desempleo en el país.

El último fenómeno y el que según los estudiantes más los afecta, es que en muchos casos las empresas explotan a los estudiantes, colocándoles largas jornadas de trabajo, tareas excesivas, e incluso los colocan a hacer tareas que no les corresponde, como llevar el café o de mensajeros. Incluso muchos terminan por hacerles favores personales al jefe, como pagar recibos y hasta cuidar de sus hijos, y si se quejan los amenazan con colocarles una mala calificación en la nota de la universidad.

Por eso es importante que las universidades regulen estas prácticas para de esta forma evitar que los estudiantes empiecen mal su vida laboral, que estén pendientes de que se realicen las labores que les correspondan y que las empresas no los obliguen a realizar labores extra y fuera de las jornadas estipuladas.

Lo cierto es que, según él Ministerio del Trabajo, las prácticas deben ser pagas. Las empresas deben dar un apoyo de sostenimiento mensual que sea como mínimo, en la fase lectiva, el equivalente al 50 % de un salario mínimo y en la fase práctica, el equivalente de al menos el 75% de un salario mínimo. No obstante, esta condición puede ser modificada si el estudiante lo acepta, pero es importante que exista una protección al estudiante para que de esa forma empiece con el pie derecho su vida laboral y sepa que hay derechos y leyes que lo van a proteger por el resto de su carrera profesional.

 

TAGS: Práctica profesional.

 

Comentarios

Contadores

Se necesitan normas que certifiquen los criptoactivos

Los criptoactivos han sido tema de discusión durante los últimos años. El uso de las monedas virtuales ha puesto sobre la mesa las ventajas y desventajas de utilizarse en transacciones y reemplazar el dinero en efectivo.

Laboral

La programación web en el mundo laboral

Al igual que las matemáticas, la programación web cuenta con un conjunto de algoritmos y lógica precisa, uso de códigos HTML, hojas de estilo CSS, JavaScript y muchas otras herramientas.

Economía y finanzas

Cómo es la economía de los países que no tienen zonas portuarias

Gracias a las zonas portuarias, Colombia ha sido visiblemente reconocida como lugares estratégicos para intercambiar bienes y servicios.