Laboral

Los empleados necesitan un jefe que sea líder

Confundir el significado de jefe y líder es bastante común, sobre todo cuando se trata de cargos directivos u oficios que dependen del entero conocimiento del empleado. Un jefe puede ser un líder sin dejar de lado la autoridad y la jerarquía que le fueron delegadas.

 

Existen empleados que le temen a la palabra “jefe”, pues en su subconsciente habita el concepto de una persona dominante o superior a la cual se le debe respetar y “hacer caso” sin importar lo que suceda. No obstante, un jefe no debe ser visto como una figura inalcanzable y mucho menos la relación debe ser de entera formalidad.

Te puede interesar: La programación web en el mundo laboral

 

La diferencia entre jefe y líder es amplia, los jefes son los encargados de mantener el orden y hacer cumplir las responsabilidades de cada empleado bajo su mando. Los líderes son aquellos que dirigen, enseñan, guían e instruyen a sus trabajadores.

 

El campo laboral ha transformado la visión sobre el empleador o jefe autoritario  y el trabajador enfocado en cumplir órdenes. Hoy en día, los empleados quieren ser tratados con el mismo respeto y definen  a un buen líder como aquel que genera confianza y seguridad en sus labores.

 

Lamentablemente, el término de jefe y líder ha sido tan confundido que hay quienes  olvidan cuál es su rol y no delegan funciones para no parecer el malo o el estricto. El hecho de ser líder no quiere decir que la persona deba convertirse en condescendiente y aceptar la voluntad de todos sus empleados.

 

María del Pilar Álvarez, consultora de Recursos Humanos y experta en temas laborales, asegura que un jefe es malo cuando no delega “porque parte de las habilidades que debe tener es empoderar a su equipo para que cada miembro asuma su responsabilidad. El jefe se debe dedicar a temas más de estrategia, fomentar el aprendizaje, hacer seguimiento y controlar. Debe delegar, porque para eso se le asignó la función y el rol de superior”.

 

Cuando un jefe es líder sabe que su posición es firme y de compromiso con la empresa, pero también con sus empleados. El jefe líder puede hacer uso de su autoridad para generar cambios y hacer de su mandato una herramienta útil para la organización.

 

El jefe que no desea ser líder y se enfoca en cumplir, siente la necesidad de imponer su criterio usando argumentos vacíos; mientras que el líder convence y ejemplifica sus argumentos sin buscar desterrar a los demás sino construyendo conocimiento y un plan de acción para todos.

 

Por ejemplo, John Maxwell – escritor, coach y conferencista- en su famoso libro “Los 5 niveles del liderazgo” establece que el verdadero liderazgo no es cuestión de títulos o cargos. El fundamento principal al momento de querer ser un jefe líder es el de ocupar altos cargos con el fin de inspirar a los demás y aumentar la productividad en el equipo de trabajo.

 

No hay que caer en el error de pensar que un jefe es aquel que solo da órdenes o uno que le es benevolente. Los buenos jefes son aquellos que ordenan bajo la planeación, el liderazgo y con objetivos que beneficien no solo a la compañía, sino también a los trabajadores.

 

 

Comentarios

Economía y finanzas

La inteligencia artificial impulsa la economía de Colombia

En el supuesto de que Colombia tome la inteligencia artificial como alternativa económica, se tendría que construir un modelo de crecimiento similar al de países como México, Brasil, Argentina, Perú y Chile.

Impuestos

Bajo qué aspectos se debe presentar la Conciliación Fiscal

Las conciliaciones fiscales permiten consolidar los registros del libro contable con los cálculos realizados en la declaración de renta.

Economía y finanzas

Así van las promesas tributarias del Presidente Duque

Desde su carrera por la Presidencia, Iván Duque se destacó por ser el candidato del Centro Democrático y por ofrecer alternativas de trabajo formal y digno para todos los colombianos.