Contadores

Conoce la importancia relativa según lo indica el Estándar para Pymes

Para cada auditor debe ser muy importante tener en cuenta la materialidad o la importancia relativa para implementar una mejor planeación y aplicación de una auditoría en una empresa. Esta herramienta es un elemento clave en el momento en que, impedimentos tales como: el poder supervisar cada una de las operaciones que realiza la entidad objetivo de la auditoría o la necesidad de optimizar recursos, puedan dejarse en cierta medida a un lado debido a su misma función a la hora de realizar una auditoría.

 

Para ello es importante tener la definición clara de la Materialidad a juicio del auditor y la Norma Internacional de Auditoría 320, te contamos:

 

Materialidad a juicio del auditor

La imposibilidad de revisar todas y cada una de las operaciones que realiza la empresa objeto de auditoría, la necesidad de optimizar los recursos, así como la exigencia de obtener una seguridad razonable de que los estados financieros estén libres de incorrecciones materiales, hacen que la materialidad o importancia relativa se convierta en una herramienta clave para el auditor en la planificación y ejecución de la auditoría.

 

Norma Internacional de Auditoría 320

La NIA 320 referida a la “Importancia relativa o materialidad en la planificación y ejecución de la auditoría” ya no recoge explícitamente una tabla con parámetros orientativos para su cálculo, como ocurría en la anterior norma, dando más importancia al juicio y experiencia profesional del auditor. Esta norma es de aplicación obligatoria en el desarrollo de los trabajos de auditoría de cuentas referidos a las cuentas anuales o estados financieros.

 

 Para efectos de las NIA existen diferentes niveles de materialidad. Estos son:

 

  • Importancia relativa para los estados financieros en su conjunto.
  • Importancia relativa para la ejecución del trabajo.
  • Importe claramente insignificante.

 

Respecto a lo anterior, ¿cómo se podría calcular la Materialidad?

 

Esta será calculada por el auditor aplicando su juicio profesional en la fase de planificación y al establecer la estrategia global de auditoría. Generalmente se aplica un porcentaje a una referencia elegida. Algunos ejemplos de referencia, son la NIA 320 donde señala el beneficio antes de impuestos, los ingresos ordinarios totales, el margen bruto, los gastos totales, el patrimonio neto total o el activo neto.

 

Demás factores que pueden afectar  la identificación de una referencia adecuada son:

 

  • Los elementos de los estados financieros (activos, pasivos, patrimonio neto, ingresos, gastos).2
  • La existencia de partidas específicas en las que centran su atención los usuarios de los estados financieros.
  • La naturaleza de la entidad, el punto de su ciclo vital, entorno sectorial, etc.
  • La estructura de propiedad de la entidad y la forma en la que se financia.
  • La relativa volatilidad de la referencia.

 

La precisión del porcentaje aplicado va de la mano el juicio profesional de cada auditor, existiendo una relación entre el porcentaje y la referencia elegida, de tal modo que un porcentaje aplicado al beneficio antes de impuestos de las operaciones continuadas será por lo general mayor que el porcentaje que se aplique a los ingresos ordinarios totales.

 

De acuerdo a lo anterior, este cálculo implica el juicio profesional del auditor y se vería afectada por el conocimiento que el auditor tenga de la entidad, la naturaleza y extensión de las incorrecciones detectadas en auditorías de ejercicios anteriores y por las expectativas del auditor en relación con las incorrecciones en el periodo actual.

 

La importancia relativa para la ejecución del trabajo se fija para reducir a un nivel adecuadamente bajo la probabilidad de que la suma de las incorrecciones no corregidas y no detectadas en los estados financieros supere la importancia relativa para los estados financieros en su conjunto.

 

Con relación a la Norma Internacional de Auditoría 450, el auditor deberá determinar el importe, claramente insignificante, por debajo del cual las incorrecciones son  insignificantes y no es necesario acumularlas porque se espera que no tengan un efecto material sobre los estados financieros (NIA 450 – “Evaluación de las incorrecciones identificadas durante la realización de la auditoría”).

 

No obstante, la materialidad debe entenderse como una cifra dinámica, que puede variar durante la auditoría debido a un cambio de las circunstancias como, por ejemplo, nueva información, cambios en el conocimiento de la entidad o incorrecciones detectadas en el transcurso de la misma. En estos casos el auditor deberá  revisar lo siguiente:

 

  • La importancia relativa para los estados financieros en su conjunto.2
  • La importancia relativa para la ejecución del trabajo.3
  • El importe claramente insignificante.

 

Una vez analizado los puntos anteriores, el auditor deberá valorar si la naturaleza, el momento de realización y la extensión de los procedimientos de auditoría deberían variar o no.

 

De esta manera el auditor deberá valorar si existen determinadas transacciones, saldos contables o información a revelar,  en caso de que contengan incorrecciones por importes inferiores a la importancia relativa, estas podrían influir en las decisiones económicas que los usuarios toman basándose en los estados financieros. En estos casos el auditor determinará una materialidad específica a aplicar a estas transacciones, saldos contables o información a revelar.

Comentarios

Economía y finanzas

Los bancos recuperaron el 75% de sus utilidades durante el 2018

Según el informe entregado por la Superintendencia Financiera, las entidades prestadoras de servicios financieros recuperaron sus utilidades con un 75% de ganancia.

Laboral

Mujeres colombianas educadas sin retribución justa

La Organización de las Naciones Unidas elaboró el informe: “El progreso de las mujeres en Colombia 2018: transformar la economía para realizar los derechos”.

Impuestos

Sanciones relacionadas con la contabilidad y de clausura del establecimiento

Las sanciones establecidas en los artículos 654 al 658-3 del Estatuto Tributario (E.T) hacen referencia al hecho ocurrido y no se causan por el mayor impuesto determinado o por la administración.