economías

Economías de América Latina: en la lucha contra el Coronavirus

En recientes declaraciones, la directora del Fondo Monetario Internacional, Kistralina Georgieva, se refirió al impacto que está dejando la propagación del COVID-19 en las economías como a una de las peores crisis de la historia..

“Ya está claro que estamos en una recesión igual o peor a la de 2009”, afirmó la directora gerente, haciendo alusión a la crisis financiera desatada por el colapso del sistema inmobiliario en Estado Unidos. 

Dicha situación ha motivado a más de 90 países a pedir ayudas económicas al FMI para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Te puede interesar: CONGELAR ARRIENDOS, PROPUESTA DE ASOBARES PARA APOYAR EL COMERCIO

“América Latina no esta preparada para la recesión, y tomó a muchos por sorpresa”, afirmó la economista 

En el mismo sentido, el jefe del FMI para América Latina Alejandro Werner indicó que el 2020 será el peor año en desempeño económica que sufrirá la región, puesto que muchos factores negativos se han alineado.

“Recesión en todos los socios comerciales; caída en los términos de intercambio; crisis en el mercado del petróleo; caída en el turismo; caída de las remesas; salida en los flujos de capitales mayor que en la crisis financiera global”. El balance del representante del FMI para Latinoamérica no es menos que desesperanzador.

Sin embargo, y pese a las dificultades que pueda presentar la capacidad financiera de América Latina, Werner reconoce las acciones de distintos países para frenar la crisis. De esta manera expone que los países están tomando las medidas necesarias para limitar el contagio.

Así mismo sugiere que las economías más grandes tienen un rango de acción importante en términos de reservas para enfrentar a la crisis. Por tanto, señala que países como México, Brasil e incluso Colombia tienen una cantidad reservas que permitirían movimientos financieros optimistas.

Si bien el panorama social y económico de la región es complejo, lo que debe primar para el representante del FMI para Latinoamérica debe ser el espíritu de cooperación.

“Hoy lo que hay que hacer es atender la emergencia, y en la medida en la que salgamos, las economías van a estar en una mejor posición para corregir la mala distribución de oportunidades”.