El peligro de emprender

Foto: Pexels.

En algún momento de nuestra vida profesional nos haremos una de las preguntas más importantes: ¿debo ser empleado o ser empresario? Cualquiera de los dos caminos es válido y nos significarán aprendizajes y crecimiento a nivel profesional. Aunque finalmente, y cualquiera que sea la decisión que tomemos, lo que buscamos es tranquilidad y libertad financiera.

En lo personal, imagino el mundo del empleado de la siguiente manera: inicias el recorrido y el sol lo ilumina todo. Calles perfectamente organizadas, llenas de edificios de hermosa arquitectura. La temperatura ideal, y lindos sonidos adornan el paseo. La vía que recorres tiene el pavimento completamente liso, con los andenes son amplios y la gente pasa saludándote, todo está en el orden que quieres y lo único que debes hacer es preocuparte por dar lo mejor de ti mismo para que ese hermoso paisaje sea un mejor lugar.

Por otro lado, está el camino del emprendedor, y este inicia muy diferente. En éste te arriesgas a lanzarte a la selva con un taparrabos, un machete, sin zapatos y toda la actitud para arriesgarte a lograr ese sueño de construir tu propia empresa. Debes trasnochar, madrugar, y de ser necesario aguantar frío y pasar noches sin comer. Ataques de animales que no quieren que estés allí, y azotado por las dudas que te invaden todos los días: ¿lo estoy haciendo bien? ¿esto sí es lo mío o estoy perdiendo el tiempo? ¿podré seguir adelante?

Estos dos ejemplos describen claramente cómo imagino la diferencia entre tener el salario fijo de un trabajo estable y tener tu propio negocio. Mucho se habla de emprender, y más aún ahora que es una tendencia, pero no todas las personas están listas para asumir los riesgos que conlleva. El emprendimiento es para unos cuantos que se atreven a pensar diferente y a implementar la idea que tienen en su mente. El riesgo es muy grande y nadie tiene asegurado el éxito.   

El camino de la selva es peligroso, pero te muestra de qué estás hecho. Hay quienes prefieren el pavimento, los zapatos, la ropa y la tienda a la vuelta de la esquina, y considero que también es un excelente camino con sus propias dificultades, pues a pesar de su orden también tiene otros retos que enfrentar, como la competencia a nivel profesional, el respeto a las jerarquías, las limitadas posibilidades de crecer, la tan conocida “rosca” o palanca”, las envidias entre compañeros de trabajo y tantos otros más.  

Así que antes de tomar una decisión entre qué camino tomar, debes saber hacia dónde vas, pues debes racionalizar y entender qué es lo que realmente quieres, y no dejarlo en un impulso meramente emocional.

Mis clientes llegan todos los días manifestando su deseo de independencia, y sin embargo, no todos están preparados para el emprendimiento. Por ello elaboré la siguiente lista de lo mínimo que se necesita a nivel financiero para dar ese salto:

  1. En primera instancia, debes tener un colchón a nivel económico, dependiendo de la edad y las condiciones en las que te encuentres. Si tienes hijos este colchón debe ser de mayor valor, o en caso contrario, puede ser una menor cantidad.
  2. Por otro lado, debes determinar a qué renuncias. No es lo mismo una persona que tiene un trabajo estable y gana 40 millones de pesos mensuales con bonos de más de 80 millones de pesos anuales, primas extralegales, carro que le otorga la empresa y 3 hijos a cargo, a una persona que no está satisfecha con su empresa, tiene un salario con el cual se encuentra inconforme, tiene una idea que quiere desarrollar, sin hijos a cargo y mucha experiencia profesional.
  3. Debes tener en cuenta que va a haber un tiempo en el que no vas a recibir ningún ingreso. Sin embargo, debes seguir cotizando sobre el mínimo a salud y a pensión dado que es una obligación estipulada en la ley, y adicionalmente, en la medida que vayan mejorando tus ingresos, debes cotizar sobre el 40 porciento de los mismos.
  4. Desde el comienzo debes tener claridad hacia dónde vas, qué quieres lograr y cuánto quieres que crezca tu futura empresa.
  5. No debes pensar en vender un producto o servicio totalmente innovador: aquellos que se lanzan sin leer el mercado y creyendo que traerán lo último y lo mejor en tecnología, ofreciendo una alta gama de soluciones son los que de entrada pueden estar perdiendo, pues a sus posibles clientes no les gusta lo nuevo. De hecho, ser los primeros y pioneros en algo tan sofisticado que no logran entender les aterra.
  6. Y por último, debes contar con algo muy importante: paciencia. Es el requisito más importante, ya que normalmente las personas que quieren independizarse creen que serán millonarias pronto; ven a su alrededor a empresarios que lo lograron y lo ven totalmente fácil, y sin embargo, al conocer los casos de éxito, seguramente se encontrarán que no les fue tan fácil y que al principio no recibieron lo que querían, que estuvieron a punto de desfallecer en repetidas ocasiones y que muy seguramente, varios de ellos fracasaron.

TAGS: emprendimiento, empresario, empleado, trabajador independiente, riesgos de emprender, innovación.

Comentarios

Economía y finanzas

Siguen las disminuciones en las tasas de interés

El Banco de la República anunció la rebaja de las tasas de interés ubicándose en 4,25%.

Laboral

Los empleados necesitan un jefe que sea líder

Confundir el significado de jefe y líder es bastante común, sobre todo cuando se trata de cargos directivos u oficios que dependen del entero conocimiento del empleado.

Emprendedores

Qué es una startup

Se trata de una palabra que todos utilizan en el mundo emprendedor, pero ¿qué significa?